viernes, 25 de enero de 2013

VENEZUELA Y SUS BAILES


Bien sabemos que Las danzas o los bailes, son una forma de arte en donde se utilizan los movimientos del cuerpo, usualmente con música, como una forma de expresión, de interacción social, con fines de entretenimiento, artísticos o religiosos. También es una forma de comunicación, ya que se usa el lenguaje no verbal entre los seres humanos, donde el bailarín o bailarina expresa sentimientos y emociones a través de sus movimientos y gestos. Se realizan mayormente con música, ya sea una canción, pieza musical o sonidos y que no tienen una duración específica, ya que pueden durar segundos, minutos, u horas…




En VENEZUELA, las festividades de los pueblos se caracterizan por su música y bailes que son coloridos y cargados de los más hermosos ritmos. Son bailes tradicionales que escenifican y representan lo más bello y folklórico de nuestro país. En ellos encontramos elementos característicos de nuestra cultura como son la interacción de la herencia europea con la herencia indígena, distintos rituales y creencias se sincretizan en ceremonias y danzas con fines místicos y recreativos, las comunidades generación tras generación hacen parte de la memoria colectiva estas tradicionales danzas.

A continuación veremos, sin ningún orden específico, algunos de los diferentes bailes o danzas características de las distintas regiones venezolanas…




El Carite

Es un baile típico y muy popular del oriente venezolano. 

Se trata de un pintoresco baile que escenifica una historia de pescadores, en medio de cantos y música. 
Todo gira en torno a los tripulantes de una lancha llamada Nueva Esparta, y de las aventuras que viven mientras intentan atrapar a un gran pez, el carite. Hombres y mujeres participan, formando una comparsa y ejecutando movimientos de ataque y defensa alrededor de la embarcación. 
Finalmente, el animal es pescado y llevado a la lancha. Luego, las mujeres reparten simbólicamente el producto de la pesca ente los presentes, quienes devuelven a cambio donan algo de dinero. 
La vestimenta que emplean los pescadores es de franela a rayas, pantalón remangado a media pierna, alpargata y ancho sombrero de moriche. Mientras que las muchachas usan trajes largos y cestas en la cabeza.





El Sebucán 

Este se baila en diferentes partes del país, se le suele llamar también las cintas o el palo de las cintas.En oriente y Guayana tomó nombre por asociación con el tejido ya que la bolsa que teje el indígena para uso como exprimidor-colador de la "catebría" (yuca rallada) se parece al tejido que se hace con cintas en el palo ceremonial. La Danza realmente proviene de Europa, se cree que su origen es de Cataluña, pero nosotros tenemos un baile que es la aplicación final del culto al árbol, que en el viejo continente consistía en danzar alrededor de un árbol o rama adornado especialmente en los rituales de la llegada de primavera, Palo de Mayo.






Las Turas

Es un baile típico religioso de origen indígena que se celebra en los Estados Lara y Falcón. La finalidad de este baile y ritual es agradecer a la naturaleza por los beneficios recibidos por la abundante cosecha obtenida. Consiste en formar una ronda de varias parejas acompañadas de ritmo musicales producidos con tallos de bambú, cráneos o cuernos de venado y por otra parte las maracas, que desde sus comienzos han tenido una connotación mágica en las celebraciones indígenas.






El Pájaro Guarandol

Es una comparsa que esta formada por varias personas que danzan y cantan. pertenece a las diversiones populares también llamadas teatro profano, lleva tres personajes principales: el Pájaro Guarandol, personaje que va metido en un armazón o lleva un gran pájaro en la cabeza, el cazador y el brujo. Estos van acompañados de la comparsa formada por un número indeterminado de muchachos que bailan y cantan. Consiste en que el cazador caza al pájaro y éste cae muerto y el brujo lo resucita con sus poderes. La danza es libre y en ella cada intérprete despliega sus dotes naturales.






La Burriquita

El personaje principal viste un disfraz de burra y jinete al mismo tiempo, y baila al compás del joropo. Va vestido de mujer con ancha falda, blusa y sombrero de cogollo. Con su baile imita los saltos, cabriolas y corcoveos del animal y se presta a una interpretación totalmente libre y personal.






Los Tambores en Las Costas

El legado musical que dejaron en la cultura venezolana la cultura afro, se centra en los golpes de tambor, género que se afianzó en la región costera del país.
Esta música se ha concentrado específicamente desde el céntrico estado Miranda hasta el occidental estado Yaracuy.
No han escapado a cierta mezcla con lo indígena, pero es fácil identificarlas con las regiones de África de donde llegaron, por ejemplo, el Mina, la Curbeta, los Laures, los culo’e puya, integrados por tres tambores: Prima, Cruzao y Pujao, que se complementan con maracas y guaruras (conchas marinas). En el Estado Miranda son especialmente importantes las fiestas de San Pedro, en las que lo afro se mezcla aún más con lo indígena. De ese género son los Golpes de Tambor, que se combinan con formas más lentas como el Sangueo. En Zulia, Mérida y Trujillo, es decir, en el Sur del Lago de Maracaibo, y ligados a las fiestas de San Benito, se destacan los hermosos y casi solemnes Chimbángueles, a veces llenos de una nostalgia de espacios perdidos, y compuestos por siete tambores: mayor o arriero, respuesta o respondón, cantante, segundo, dos requintas y un media requinta. Las formas verbales que acompañan esas manifestaciones en todo el país suelen ser muy rudimentarias pero también muy expresivas.






Tamunangue o Golpe Tocuyano 

También conocido como Golpe Larense o Joropo Larense, música y ritmo que son oriundo de El Tocuyo, Estado Lara.
Se baila especialmente el 13 de Junio, aunque la celebración se extiende durante todo el mes en honor a San Antonio. Los campesinos le ruegan para que los libre de enfermedades y les envíe lluvias y buenas cosechas. La música, se ejecuta con uno o más cuatros, cincos, maracas y un tambor, además, comprende una serie de bailes de siete danzas.



La Gaita

Su significado real está relacionado con un instrumento musical de viento pero es la música y el baile típico en todas las navidades del país. Es originaria del Estado Zulia. Empleada como medio de protesta, denuncia, religión o amor, la gaita fue, es y será para los venezolanos la mejor definición de un ritmo que alegra el corazón...






El Calipso 

A pesar de ser un género musical originario de Trinidad y Tobago, es muy popular en Venezuela y se conoce como; El Calipso venezolano o El Calipso de El Callao.

Es el género musical protagonista de las celebraciones del Carnaval en el Estado Bolívar, específicamente en la población minera de El Callao.  El calypso tiene su origen en la música antillana, que llegó a tierras del sur de Venezuela en manos de los inmigrantes atraídos por la explotación minera. 
Esta especie posee tradicionalmente un ritmo pausado y cadencioso e incluye estribillos cantados en inglés y patois (francés criollo). En nuestro país, adquirió características propias, como la presencia del coro y el uso del cuatro, que lo diferencian del calypso de otros países del Caribe.




El Baile del Joropo

Acompañado de la música llanera, es el baile que más se canta y se baila en toda Venezuela.

Aunque desde hace mucho tiempo es una música que se interpreta en todo el país, Apure se presenta ante los ojos de los venezolanos como la tierra por excelencia del joropo. La música típica del apureño es el joropo y Apure es probablemente el territorio más cantado, celebrado y mencionado en las grandes composiciones que definen el género. 
No existe un solo tipo de joropo, existen muchas modalidades que han ido surgiendo a lo largo del tiempo. En los Llanos Occidentales, por ejemplo, a las formas primigenias -según los estudiosos, presentes en el galardón, el pajarillo, y el número- se le han agregado variantes como el zumba que zumba, la periquera, el gabán, el seis por derecho, el gavilán, la quirpa, la chipola, el corrío, el cunavichero, el quitapesares, y el propio pasaje apureño, la representación llanera por antonomasia, entre otros.